Del ‘Éxodo por la Democracia’ (1991) a la Refinería Olmeca de Dos Bocas (2022): AMLO

Rebelde con causa, Andrés Manuel López Obrador militó en el PRI y PRD, hasta fundar el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), partido de izquierda que lo llevó a ocupar la presidencia de México en el 2018.

El político, originario de Tabasco, se ha caracterizado por siempre levantar la voz y la mano señalando actos de corrupción con nombres y apellidos.

Esa osadía lo llevó a convertirse en enemigo de partidos opositores a Morena, magnates, aspirantes a cargos públicos y hasta de periodistas y medios de comunicación movidos por esos privilegios que por décadas encontraron al amparo del poder, como la evasión fiscal, los contratos leoninos a empresas extranjeras a cambio de acciones y/o moches millonarios, así como enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias y vinculación con el crimen organizado, entre otros.

Te puede interesar: Llegó la telemedicina a la Central de Abastos de la Ciudad de México

De los 56 millones 611 mil 27 personas que votaron en las elecciones federales en 2018, 53.19% lo hicieron por AMLO, un porcentaje que evidenció de manera contundente el hartazgo del pueblo mexicano a los gobiernos del PRI y del PAN, estos últimos «enemigos entre sí» que hoy mantienen una alianza perversa bajo la dirección del empresario Claudio X. González y que, a su pesar, tambalea ante los escándalos de presunta corrupción de la mayoría de sus representantes, como ha sido el caso del dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno.

Como conmemoración de sus luchas, a 17 años del desafuero promovido en su contra, AMLO recuerda que Vicente Fox “llama al presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (Mariano Azuela), y a todos los ministros y me desaforaron, porque se aliaron el PRI y el PAN, se pusieron de acuerdo”.

Sobre esta estrategia para evitar que López Obrador se inscribiera como candidato a la presidencia, el líder morenista, presidente que ocupa el segundo lugar de popularidad en todo el mundo con un 65% de aprobación -según datos de ‘Morning Consult’-, apunta: “¿quién me sacó a flote? El pueblo, que es mucha pieza como siempre”.

La tercera es la vencida, dice el dicho, y así fue con Andrés Manuel López Obrador, quien a mitad de su sexenio (2018-2024) suma una gran lista de acciones que benefician como nunca antes a los mexicanos que votaron a favor y en contra de su liderazgo:

1. Elevar programas sociales a rango constitucional (obligación del Estado de garantizar el apoyo económico a personas con discapacidad permanente, priorizando a menores de 18 años, indígenas, afromexicanos y aquellas personas en condición de pobreza, así como el derecho a una pensión para las personas adultas mayores, entre otros).

2. Aumento de salario mínimo (tres veces desde que llegó a ocupar la silla presidencial).

3. Mayor recaudación tributaria (se obligó a los grandes corporativos a pagar impuestos millonarios que en sexenios pasados les eran perdonados por… ninguna justificación).

4. Combate al huachicol.

La lista es tan extensa que contando solamente la mitad de su sexenio el país ha logrado un avance histórico en prácticamente todas las áreas (economía, política, social, infraestructura,…) respecto a los 18 años que suman los gobiernos de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

El 1 de julio de 2022 AMLO inaugura la primera fase de la Refinería Olmeca de Dos Bocas, con lo que dan inicio los trabajos de prueba para que comience a funcionar todo el conjunto. «Ya es un sueño convertido en realidad», destacó el mandatario mexicano en el marco del evento.

Analistas políticos a favor de la 4T coinciden en que la inauguración de esta refinería demuestra una sola cosa: «Que sí se podía, solo que no querían».

Recordemos que durante sus sexenios Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto aseguraron en cadena nacional que a México «se le acabó la gallina de los huevos de oro» y no fue así.