La Academia regresa y con ella el pasado oscuro de sus protagonistas

A juzgar por la primera emisión de La Academia sorprende positivamente la presencia de Ana Bárbara como juez. La cantante grupera es una mujer admirable y si la «Dama del Buen Decir» Talina Fernández lo reconoce cada vez que le preguntan por ella, hay que creerle.

En honor a la verdad, la ex suegra del «Todas mías», también conocido en el bajo, o alto mundo del espectáculo como «El Pirru», ya no está en edad de mentir solo por convivir.

Ahora, ¿en realidad necesitamos más Academias?

La Risa en Vacaciones como una de las primeras sagas del cine mexicano ya se quedó atrás en capítulos.

Como juez experto en producción y cultura musical, muy rico y todo, pero el tiempo de Arturo López Gavito ya pasó y no lo decimos precisamente por sus 54 años.

Sucede que la personalidad de López Gavito no engancha con los Millennials que solo tienen oídos para Bad Bunny o para la güera de Televisa Erika Buenfil (no confundir por favor con María Elena Saldaña, «La Güereja»).

No es por tirar hate ni mucho menos, pero Arturo López Gavito está demasiado acartonado para lo que un Sugarbaby de las nuevas generaciones busca y necesita. Señores de Azteca ¡Traigan a Adame Levine aunque nos trate mal!

Horacio Villalobos, conductor que antes se vomitaba sobre La Academia y Venga la Alegría -aunque nadie está peleado con su dinero-, nos cae bien pero cuando no lo vemos.

En el multiverso de Cuatro Total en donde somos «Los Warren», sentimos que «Horacitu» carga la maldición de Alejandra Bogue. El pleito entre ambos lo dejó a la vista de los demás como «mal amigo», algo así como un «árbol que nace torcido».

La que quiere vivir de a grapa según su antigua casera, es otro miembro del respetable. Así como ven a Lolita Cortés -con peluca, accesorios y «todos los trucos»-, es mala paga.

Antes de que los chinos de Wuhan se comieran al murciélago y casi provocaran la extinción de la humanidad, Lolita Cortés juraba que no debía renta a su ex casera, Alicia Suárez del Real.

La pobre viejecita dijo en una entrevista que “La Reina de los Musicales en México” debía ya «100 mil pesos cerrados» y no los quería pagar.

Si de casualidad alguien se encuentra a la señora caminando pregúntenle de parte nuestra cómo quedó ese asunto. En la redacción nos quedamos con el pendiente todos.

Y no es que seamos chismosos ni muchos menos, es que nos preocupa bastante porque no sabemos si antes de abandonar la casa, Lolita Cortés salió o no por la puerta trasera tipo “La Reina de los Niños” cuando brincó la barda para escapar de su ex marido.

En fin, como dice el dicho: «caras vemos…» y la de Yahir como conductor es inspiradora sobre todo para las víctimas de la palabra «fronterizo».

¡Ánimo! Pronto podrían, quizá no estar en el Teletón, pero sí codearse con Ricardo Salinas Pliego.