Ahora puedes comprar y recibir dinero por tu compra ¡Aquí te decimos cómo!

El 79% de los consumidores de Estados Unidos, según Forbes, busca programas de recompensas por lealtad antes de comprar un artículo. La investigación demuestra que la devolución de dinero en efectivo impulsa las ventas y recibir dinero por tus compras ya es posible en México gracias a IwanaCash, compañía chilena que, a través de las marcas afiliadas y/o participantes, reembolsa a los consumidores un porcentaje de sus gastos comerciales.

De ahí que los consumidores aseveren que con el cashback gana el cliente y también las marcas; éstas últimas -señalan estudios recientes-, experimentaron un aumento del 36% de los ingresos mediante ‘el dinero de vuelta’ en comparación con el 28% que registra los descuentos.

En esta misma dirección, una investigación realizada entre Dosh y The Center for Generational Kinetics descubrió que las marcas que ofrecen a los Millennials y a la Generación Z al menos un 5% de reembolso instantáneo en efectivo incrementan considerablemente sus ventas.

El cashback al alza

En la actualidad, la empresa número uno del mundo en materia de cashback es Paytm, empresa especializada en servicios financieros y pagos digitales fundada en India en el año 2010 por Vijay Shekhar Sharma, y que antes de la pandemia ya tenía 100 millones de usuarios y al menos 60 millones de transacciones mensuales.

Lo que está claro es que se trata de un servicio que puede beneficiar tanto a las marcas que reciben clientes procedentes de otras vías y aumentan ventas, como a las empresas que ofrecen el cashback, un sistema a través del cual consiguen publicitarse y aumentar ingresos a la vez que logran fidelizar a su público.

A decir de Meni Henigman, cofundador y CEO de IwanaCash, “se trata de un modelo en el que destinamos todos los esfuerzos económicos, tiempo y talento para llevar compradores a nuestras marcas, y cuando las personas compran, recibimos una comisión de venta, la cual compartimos con nuestros usuarios”.

Compra y gana dinero

En un recuento histórico, de acuerdo con los sitios especializados en el tema, la idea de los programas de cashback —aunque diferentes a los que conocemos hoy en día— fue lanzada por primera vez en el año 1986 cuando las compañías de tarjetas de crédito comenzaron a ofrecer “recompensas” en formas de descuentos en gasolineras, farmacias y mercados a quienes se registraran para obtener una tarjeta.

Más tarde llegó la introducción de las recompensas de las aerolíneas y luego el sistema de millas, que persiste hasta hoy, aunque resultó duramente golpeado en los últimos años por el cierre de fronteras y la cancelación de los vuelos.

Sin embargo, una de las transformaciones cruciales que experimentó el cashback es el placer de recibir dinero por tu compra.