Causas y solución para el labio hendido

El labio hendido es una brecha en la boca que no se cerró durante las primeras etapas del embarazo. En ocasiones, la condición de labio y/o paladar hendido es fácil de ver porque es una abertura en el labio; otras veces, es más difícil saber si alguien nació con una fisura porque es una abertura en el techo de la boca o paladar, de acuerdo con Miguel Ángel Pichardo, director general de Operation Smile México.

A decir del experto, hay muchos factores de riesgo que pueden aumentar la probabilidad de tenerlo. Señala que si bien, aún se desconocen algunas causas, la genética y los antecedentes familiares, las condiciones médicas preexistentes, la mala nutrición y la exposición a sustancias ambientales dañinas, pueden afectar el desarrollo saludable de un bebé.

“Según el tipo y la gravedad, una afección relacionada, puede crear graves problemas de salud para un niño si no es tratada. Es común que los bebés tengan dificultades para alimentarse, lo que puede provocar desnutrición o incluso inanición. En algunos casos se presentan infecciones de oído recurrentes, lo que puede conducir a la pérdida de la audición. El desarrollo de la mandíbula y los dientes también puede verse afectado”.

Miguel Ángel Pichardo informa, asimismo, que los niños y niñas con labio y/o paladar hendido presentan problemas que obstaculizan su desarrollo del habla y lenguaje.
Agrega que, debido a la situación social, a veces los niños y niñas, pueden sufrir acoso y aislamiento. “¡Tenemos que estar atentos a sus nuevos comportamientos!”

El especialista destaca que, con la cirugía, un niño que sufre de labio y/o paladar hendido puede tener una sonrisa “nueva y hermosa” y, en una situación ideal, “un pediatra y un cirujano plástico reconstructivo trabajan con los padres poco después del nacimiento para elegir el mejor momento para la cirugía”.

Es importante mencionar que los estándares globales de Operation Smile consideran que el padecimiento de labio debe atenderse a partir de los seis meses y el paladar a partir un año. Como refiere la organización, es fundamental considerar que después de la cirugía, se pueden requerir otras intervenciones a lo largo de la niñez y la adolescencia.