5 recomendaciones para exportar a Corea del Sur

El comercio entre México y Corea del Sur se ha duplicado a partir de 2011, llegando a generar importaciones de alrededor de 10 mil 700 millones de dólares y exportaciones de 5 mil 860 millones, con lo que Corea se ha convertido en el cuarto socio comercial más importante para México, según la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

Tatiana Clouthier, titular de la Secretaría de Economía comenzó una serie de reuniones con el ministro de Comercio de la República de Corea, Han-koo Yeo, para acordar la reanudación de negociaciones referentes a un Tratado de Libre Comercio (TLC) con acciones de beneficios de intercambio bilaterales de ambas naciones.

Estas negociaciones tienen como fin consolidar un TLC acorde a las necesidades actuales, que permita afrontar los desafíos y oportunidades actuales mediante un marco institucional que disminuya las barreras comerciales de bienes y servicios y que apoye a la inversión y el intercambio tecnológico, sentando las bases para la cooperación en temas comerciales, de cadena de suministro, sostenibilidad ambiental y transformación digital.

De acuerdo con un análisis realizado por Drip Capital México, la negociación de un Tratado de libre Comercio puede abrir las puertas a la exportación e importación de productos entre ambas naciones, lo que traerá beneficios a las empresas mexicanas de todos tamaños, pero con mayores posibilidades para las PyMEs que cuenten con experiencia en el intercambio comercial internacional y, dado el contexto actual, también en aquellas que realicen acciones de prevención y continuidad a nivel financiero, de automatización y de competitividad.

Edmundo Montaño, director general de Drip Capital México, señala que “uno de los grandes beneficios para las empresas será la apertura de nuevos canales de venta con empresas del país asiático y la reducción de procesos burocráticos que entorpezcan las operaciones logísticas entre las empresas involucradas en la transacción de bienes o servicios”.

Los beneficios económicos llegarán a distintos sectores empresariales, industriales y agrónomos de México, ya que el tratado implicaría el desmantelamiento o reducción significativa de altos aranceles en las aduanas surcoreanas, donde existirían considerables disminuciones en costos y agilización de procesos.

Edmundo Montaño nos comparte cinco recomendaciones para que estas unidades de negocio saquen el mayor provecho a este acuerdo comercial.

1. Contar con soporte financiero: Antes de poner en marcha cualquier plan de expansión en comercio, es importante asegurarse de tener el soporte financiero para exportar sin comprometer su liquidez, o incluso su patrimonio. Existen mecanismos de financiamiento para cada etapa de la vida o para cada proceso de negocio. Por ejemplo, en una fase de incremento de ventas a otros destinos comerciales, el capital de trabajo es clave, por lo que, en lugar de buscar deuda o créditos, los adelantos de cuentas por cobrar con factoraje son mucho más eficientes.

2. Contar con un plan de exportación e importación: Plasmar objetivos y estrategias claras es determinante al momento de que una empresa decide importar o exportar, de ahí la importancia de establecer planes de acción que contemplen análisis del mercado, que, entre otros factores incluyan la forma en que se van a distribuir sus productos.

3. Identificar las oportunidades de negocio: Es importante que las empresas puedan investigar y detectar los productos con mayor potencial según el sector o giro al que se quieran dirigir. En este sentido, la SRE comparte la Guía Práctica para Hacer Negocios en Corea del Sur que cuenta con una serie de puntos clave para las oportunidades de negocio entre ambos países.

4. Acercarse a asesores fiscales y aduanales: Contar con la asesoría correcta, en materia fiscal y en el plano logístico permitirá a las empresas contar con las herramientas necesarias para gestionar los procesos logísticos y burocráticos correspondientes a las legislaciones y normatividades comerciales tanto de México como del país en el que se desee incursionar.

5. Conocer las legislaciones nacionales e internacionales de comercio exterior: Tener en consideración las leyes locales en materia de exportación e importación de cada país con el que se tendrá interacción comercial otorgará a las empresas una mayor certidumbre con respecto al paso de aduanas, lo cual se debe reforzar constantemente por medio de la actualización.