¿Te imaginas vivir con dermatitis atópica? Esto es lo que debes saber

La dermatitis atópica es una enfermedad crónica, es decir, no se cura y se manifiesta principalmente en la piel a través de brotes de diversas intensidades que afectan de manera importante la calidad de vida del paciente y su familia.

Esta enfermedad tiene su origen en el sistema inmune, se conoce como Inflamación Tipo 2 y las personas que viven con ella padecen en todo momento de inflamación en la piel, caracterizada por comezón, piel seca, descamación y marcas dermatológicas que limitan sus actividades diarias, sin importar lo sencillas que parezcan.

Sin embargo, en los adolescentes, la dermatitis atópica propicia otro tipo de heridas emocionales como bullying y aislamiento social, que derivan en ansiedad, alteraciones en el sueño y depresión que puede acompañarlos durante toda su vida.

En México se estima que 3 de cada 10 adolescentes padecen dermatitis atópica y al menos uno de ellos podría sufrirla en etapa moderada a grave[1], por lo que ya se perfila como un nuevo problema de salud pública en el país.


Te puede interesar: ¿Por qué los seguros de auto, salud y vivienda se han vuelto tendencia?


¿Qué hacer en caso de que la comezón y las lesiones en la piel no cedan?

A diferencia de otras enfermedades silenciosas, la dermatitis atópica puede ser diagnosticada fácilmente debido a que son muy evidentes los efectos que genera a los pacientes.

El problema hasta ahora radica en que, hasta hace unos meses, los tratamientos para la enfermedad estaban limitados a cremas y/o ungüentos que no atendían las causas desde su origen inmunológico, es decir, no atacan a la inflamación tipo 2 que es el origen de la dermatitis atópica.

Tuvieron que pasar más de 15 años para que la ciencia identificara las causas que provocan la dermatitis atópica, lo que favoreció el desarrollo de Dupilumab, la primera terapia biotecnológica que bloquea las interleucinas que generan la inflamación y como respuesta lesiones en la piel. Este tratamiento favorece el control de la enfermedad desde su origen en el ADN, además de ser seguro y eficaz en el control de esta enfermedad por largos periodos de tiempo.

Por ello, en caso de que tú o alguno de tus familiares se pregunten ¿qué hago si tengo dermatitis atópica grave? o ¿por qué mi comezón no se quita?, es importante que consultes a un dermatólogo o alergólogo quien puede hacer un diagnóstico certero y presentar las distintas opciones terapéuticas para controlar la comezón, irritaciones y demás afectaciones.

Adicionalmente, es importante señalar que, en caso de que la dermatitis atópica no se controle o se trate, se podrían presentar también otras enfermedades como asma, rinitis alérgica o poliposis nasal, que pertenecen a la misma familia de padecimientos relacionados con la inflamación tipo 2.

Ahora que lo sabes, ¡Consulta a tu médico!

[1] Simpson E. JAMA Dermatology 2019/ Epi Aware Report for Mexico

Autor: Dr. Said Arablin – Gerente de Enlace Médico de Inmunología para Sanofi Genzyme.