En rezago las necesidades financieras de los mexicanos: James Dunavant

De acuerdo con James Dunavant, CEO de Tend, las empresas de tecnología financiera revolucionaron el sistema y obligaron a la banca tradicional a innovar, sin embargo, las grandes diferencias entre una y otra, señala el directivo, es que “los bancos tienen un gran portafolio de servicios, como casas de cambio, transferencias de pagos, créditos, seguros y banca de inversión,” mientras que la mayoría de las Fintech “se concentran generalmente en hacer solamente una de esas cosas; situación que no precisamente satisface las necesidades financieras de las personas”.

Esta reflexión, a decir de James Dunavant, permite entender las condiciones de inclusión financiera digital de millones de mexicanos, pues, según refiere: “el Global Findex del Banco Mundial (2017) revela que únicamente el 32% de la población de más de 15 años en México realizó o recibió pagos digitales, ubicándose 20 pp por debajo del promedio mundial”.

Adicionalmente, el ejecutivo apuntó que la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) edición 2018, muestra que de la población de 18 a 70 años que contaba con celular (62.2 millones) poco más del 50% tenían una cuenta bancaria, «pero solamente el 22% tenía contratado el servicio de banca por celular».

James Dunavant indicó que hasta 2020, y de acuerdo con datos del Inegi, existían 84.1 millones de usuarios de internet en México y 62.2 millones de usuarios de Teléfonos celulares, y también refirió datos de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, los cuales identifican que «sólo el 51% cuenta con una aplicación de la Institución en la que tienen alguna cuenta y hacen movimientos a través de ella».

Te podría interesar: La movilidad, un reto de la pandemia del que pocos hablan.

Por último, destacó que la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID) 2018, dio a conocer que en México hay 30.7 millones de personas entre 15 y 29 años; es decir, el 24.6% de la población es joven, «de los cuales,  el 65% no elabora un presupuesto o no mantiene un registro de ingresos y egresos, lo que –aclaró el experto– puede traducirse como una falta de conocimientos suficientes sobre productos y servicios financieros básicos, como lo es el ahorro, el crédito, e incluso sobre el ahorro para el retiro», por lo que, para cerrar la brecha entre los mexicanos y sus necesidades financieras no resueltas, «aún queda mucho por hacer».