“Solar Power”: Sin pudor, Lorde apuesta por poca ropa

Nallely Leyva
Nayelly Leyva – Diseñadora gráfica y fotógrafa. Amante de descubrir nuevos ritmos, lugares y sabores.

Finalmente está a nuestro alcance el tercer albúm de Lorde, titulado “Solar Power”. La neozelandesa, que nos tenía acostumbrado a un look más recatado, aprovechó el verano para tirar la toalla y ponernos a bailar con su estilo soft-rock-pop muy complaciente y sin muchas pretensiones. Este trabajo musical estuvo una vez más bajo la producción de Jack Antonoff y, como pueden ver, incluye visuales que dilatan las pupilas, aun con miopía y astigmatismo.

Después de una desaparición casi completa en medios de comunicación y redes sociales, y de viajar a la Antártida para tener un acercamiento a la crisis climática, Lorde resurge con poca ropa, un sonido más relajado, lleno de letras dedicadas a la naturaleza, amor, sueños, la muerte de Pearl, su perro, y la desintoxicación de fama que vivió previo a que se perdiera entre pingüinos y focas.

Cabe destacar que en este álbum encontraremos -por primera vez- canciones a dúo con las cantautoras Clairo y Phoebe Bridgers, cantantes y compositoras mundialmente desconocidas, pero dénles una oportunidad, no sean mala onda.

 

 

Al escuchar el álbum completo, sorprende que hay más guitarras acústicas que sonidos electrónicos. Lorde quiso, a diferencia de los trabajos anteriores, destacar las letras sobre la música. Esta propuesta veraniega funciona bien para bailar con traje de baño en la sala.

Según mis fuentes, la idea de Lorde era llevarnos a un verano psicodélico de la década de 1960 en la playa, con vibras poperas de los 90s-2000s del tipo “Rock DJ” de Robbie Williams. Pero no sé, chavas. Escúchen y díganme si lo logró.

 

Nayelly Leyva es Diseñadora gráfica y fotógrafa. Amante de la Cultura Pop, de descubrir nuevos ritmos, lugares y sabores.

instagram.com/brainstorm_photo/?hl=es