El camino de México hacia una Cédula de Identidad Digital

Alicia Trejo, Cybersecurity Legal Manager at IQSEC.

La identidad digital es pieza clave de la transformación digital ya que brinda certeza en trámites, servicios y transacciones electrónicos, a través de mecanismos robustos, seguros y precisos para evitar la usurpación de identidad, a la vez que su fácil disponibilidad agiliza procesos.

De acuerdo con un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo, la identidad digital requiere estar vinculada a una persona física o moral y permite realizar transacciones con el gobierno o con instituciones financieras reguladas, entre otros actores.

En el contexto nacional se está impulsando la creación del Servicio Nacional de Identidad Digital de México, que tiene por objetivo fortalecer el sistema de identificación para brindar una identidad única para todos los mexicanos y residentes extranjeros, así como facilitar su verificación y autenticación, además, acceder a sus respectivos beneficios.

Al respecto, actualmente existe una iniciativa para emitir una nueva Ley General de Población, que contempla de manera formal la creación del Servicio Nacional de Identificación Personal, para permitir la validación de la identidad de los ciudadanos, confrontando información con una base de datos oficial. Esta iniciativa legal prevé la expedición de la nueva Cédula de Identidad Digital vinculada a datos biográficos y biométricos.

Te puede interesar: Internet gratuito, clave para la reactivación del sector turístico

La iniciativa aún se encuentra pendiente en el Poder Legislativo, sin embargo, el Gobierno Federal ya ha solicitado un crédito al Banco Mundial para la ejecución del proyecto, aunado a que se están realizando pruebas piloto en quince entidades federativas, bajo la coordinación del Registro Nacional de Población (RENAPO).

El principal reto al que se enfrenta la identidad digital en México es la brecha digital, por ello es necesario la formulación de acciones para que toda la población pueda aprovechar sus beneficios, como puede ser a través de la implementación de una cédula de identidad digital que pueda estar disponible por varios medios: en un teléfono inteligente, en un plástico con chip, o impresa con códigos QR de seguridad; esto permitirá a todos los sectores de la sociedad, incluyendo los más vulnerables, poder utilizarla.

A este respeto, el pasado 16 de agosto del presente año se publicó en el portal de la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria el anteproyecto de Acuerdo por el que se publica la Estrategia Digital Nacional (2021-2024), pendiente de publicación en próximos días en el Diario Oficial de la Federación, que tiene como misión promover e impulsar que las y los mexicanos gocen y se beneficien del acceso a las tecnologías de la información y comunicación, así como de los servicios de banda ancha e Internet y su potencial transformador para el desarrollo social, cultural y económico.

Incrementar la cobertura de internet en todo el país, sin lugar a dudas, facilitará la implementación del Servicio Nacional de Identificación Personal y de la Cédula de Identidad Digital. Para lo anterior, es necesario que la ciudadanía tenga acceso a esquemas de identidad digital confiables y convenientes a fin de aumentar significativamente su adopción y así obtener resultados rápidos y contundentes en temas de reducción de fraudes y aumento de la eficiencia de los servicios proporcionados con este instrumento.

Referentes internacionales

Como referente internacional podemos hacer mención de Aadhaar que es la identidad digital de los residentes de la India que cuenta con información biográfica, demográfica y biométrica (huellas dactilares, escaneo de iris, fotografía facial). El número Aadhaar es una cifra de doce dígitos generada al azar por la Autoridad de Identificación Única de la India (UIDAI) y es de carácter permanente.​ El propósito de la Autenticación de Aadhaar es proporcionar una plataforma digital para que la identidad pueda validarse instantáneamente, en cualquier momento y en cualquier lugar, como ejemplo: el usuario puede llevar la información del número Aadhaar en su teléfono móvil y usarlo como una prueba de identidad, así como dar y cerrar el acceso a sus detalles biométricos para asegurar sus datos personales.

Asimismo, es importante mencionar el caso de Estonia, uno de los países líderes en gestión de la identidad digital, cuenta con un documento de identidad que se entrega en una tarjeta inteligente o teléfono móvil para su uso.

Otros avances importantes en esta materia son: (i) la Carta de Derechos Digitales de España, presentada el 14 de julio de 2021, la cual es un marco de referencia que prevé el derecho a la identidad digital en el entorno digital y el establecimiento de garantías para evitar la suplantación de identidad; y (ii) el Documento Nacional de Identidad electrónico de España, que en próximos meses incorporará datos biométricos faciales de los ciudadanos como mecanismos de reconocimiento y autenticación.

La identidad digital está evolucionando y trascendiendo a proyectos que ponen en el centro al titular de los datos, fortaleciendo la autodeterminación informativa, para que sea el titular quien decida qué datos compartir y a quién, como ejemplo de ello se puede mencionar el wallet digital que está impulsando la Unión Europea, para compartir documentos electrónicos en los 27 estados miembros a través de dispositivos móviles, y los proyectos que promueven la identidad digital autosoberana, basada en tecnología blockchain.

De acuerdo con Gartner, para 2023, el 75% de las organizaciones utilizarán un solo proveedor con sólidas capacidades de orquestación de identidad y conexiones con muchos otros terceros para la verificación y afirmación de identidad.

Es por esto, que en IQSEC hemos desarrollado una plataforma de identidad digital flexible y escalable, la cual responde a los casos de uso actuales o percibidos en el futuro y que toma como ejes la protección de los datos biométricos, la confianza y la experiencia de uso de los ciudadanos y la privacidad de datos personales.

Por último, destaco que en IQSEC contamos con más de diez años de experiencia en proyectos de identidad digital y firma electrónica avanzada, con soluciones que aseguran datos personales de punto a punto, ya sea mediante múltiples factores de autenticación y prueba de vida con datos biométricos que evitan la usurpación de identidad, utilizando tecnología de vanguardia.

Alicia Trejo es Cybersecurity Legal Manager de IQSEC.