Beatriz Gutiérrez Müller: “¡No! América no estaba escondida”

A pesar de las críticas de los partidos opositores, los cambios en la “glorieta de Colón”, celebrados por Beatriz Gutiérrez Müller, fueron respaldados por usuarios de redes sociales. Mexicanos mostraron su apoyo a la decisión de sustituir la estatua de Cristóbal Colón por una mujer indígena, dándole así representatividad a los pueblos originarios marginados desde La Conquista.

Ante los cambios en el pedestal donde se erguía la estatua de Cristóbal Colón, Beatriz Gutiérrez Müller, escritora, periodista e investigadora mexicana, se mostró complacida con la decisión de descolonizar la historia de México y fortalecer la identidad regional, rescatando la presencia de los pueblos originarios. La intelectual, que suprime por primera vez en la historia la figura de “Primera Dama”, no dejó pasar la oportunidad de manifestar su entusiasmo en redes sociales y recordar que «América no estaba escondida»:

“La llamada ‘glorieta de Colón’ dejará de denominarse así porque la estatua del cosmógrafo será depositada en otro lugar, y sobre este pedestal será colocada la escultura de una mujer indígena. En lo personal, me complace mucho esta decisión.

Este 2021, tan simbólico por las efemérides que se están recordando, es también una invitación a reflexionar: insisto, descolonicemos la historia.


Te puede interesar: Mario Delgado Carrillo: “Ahora sí alcanza para la pensión de los adultos mayores, y para las becas de niños y jóvenes”


‘Descubrir América’ es afirmar que tal tierra estaba escondida, cubierta, oculta. Quien la halla, en la lógica colonizadora, la hace vivir. ¡No! América no estaba escondida (digamos, bajo el agua), cubierta (por decir, de maleza), oculta (por poner, sepultada). El continente americano existía, tenía vida propia y en ella florecían muchas civilizaciones con grandes conocimientos en la arquitectura, la astronomía, la agricultura, la cultura y las artes. De hecho, Cristóbal Colón no la ‘descubrió’ no solo porque hay documentados rastros previos de exploradores europeos (la leyenda del «piloto anónimo» es bastante conocida) y asiáticos sino porque, para desgracia suya, murió sin saber que en su colosal travesía transatlántica se había topado con un nuevo continente. No se puede ‘descubrir’ algo que no se sabe que se `halla´.

El nombre de América es otra pifia: el florentino Amerigo Vespucci, en efecto hizo viajes posteriores al ‘Nuevo Mundo’; la denominación fue a causa de las ingentes cantidades de dinero que proporcionó a la corona española (incluso, se naturalizó castellano al casarse con María Cerezo) por financiar sus propias navegaciones y las de su amigo, don Cristóbal. Cosas, pues, de gratitud pecuniaria”.

El chiste se cuenta solo

Uno de los personajes que no pasó la oportunidad de criticar los cambios en la “glorieta de Colón” fue el expresidente de México Felipe Calderón.

“Desaparecer, quitar monumentos y otros elementos arquitectónicos y artísticos y que forman parte de la gran identidad de la Ciudad de México, sin siquiera preguntarle a los ciudadanos, me parece una arbitrariedad”, escribió el panista en su cuenta de Twitter.

Esta declaración provocó que usuarios de redes sociales le recordaran la arbitrariedad que hubo en su gobierno al construir la “Estela de Luz”, famosa por no tener ninguna utilidad, por sus fallas estructurales y principalmente por haber costado más de mil millones de pesos, como señaló la diputada federal Andrea Chávez.                                          

“Arbitrario fue pagar más de mil millones de pesos por un monumento como la Estela de Luz. Propongo que en esa figura se inscriban los nombres de todas las víctimas de tu absurda guerra”.