Kukulkán: el descender de la serpiente en Chichén Itzá

De acuerdo con el INAH, Chichén Itzá, considerada una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno por la Unesco, fue la zona arqueológica más visitada en lo que va del año al registrar un flujo de 260,000 mexicanos y 330,000 turistas extranjeros.

Esta  afluencia de viajeros se debe a la expectativa que despierta un fenómeno mundialmente conocido durante el equinoccio, en el que desciende la serpiente en la pirámide de Kukulcán, un evento que puede disfrutarse no sólo en marzo, sino también alrededor del 21 de septiembre.

Con el paso de los siglos, los antiguos mayas se hicieron expertos en el conocimiento matemático, en ingeniería, arquitectura y acumularon avanzadas nociones astronómicas, por lo que reconocieron que ese hecho cósmico podía ser reflejado en magníficas construcciones, y que ello podría representar, por un lado, el aviso de la nueva época de cosecha y, por otro, la oportunidad para llenar los corazones de estupor con el descenso de Kukulkán.


Te puede interesar: Chichén Itzá, una Maravilla del Mundo Moderno que no deja de sorprender


Este descenso se debe a la dirección de la luz solar que cae con cierto ángulo en las escalinatas y proyecta sombras que semejan la aparición de la deidad serpiente. Los visitantes deben colocarse a un costado de la pirámide poco después del mediodía, para contemplar cómo se forman siete triángulos hasta llegar a la base donde reposan enormes cabezas de serpientes de piedra con sus fauces abiertas.

Kukulkán, oculto durante siglos

El origen del presente éxito de Chichén Itzá inició hace unos 4,000 años, cuando en las aldeas de la península sus habitantes empezaron a distinguir cómo los rayos del Sol, dependiendo de la época, se proyectaban de manera peculiar y generaban sombras que avisaban sobre momentos críticos para la sociedad maya: tiempo de sembrar la tierra, la inminencia de las lluvias, la hora de la cosecha.

Lo extraordinario es que después de la población maya dejara de habitar Chichén Itzá, debido a diferentes factores climáticos y sociales, la jungla empezó a ocultar las portentosas edificaciones. Fue hasta 1936 que su parte exterior fue descubierta por habitantes de la zona arqueológica.