El Saildrone Surveyor, autónomo y no tripulado, llega a Hawái

El Saildrone Surveyor es una clase nueva y mucho más grande de vehículos optimizados para la cartografía de las profundidades oceánicas. Durante la travesía de 28 días, de San Francisco a Honolulu, el Saildrone Surveyor navegó 2 mil 250 millas náuticas y cartografió 6 mil 400 millas náuticas cuadradas de lecho marino.

El océano cubre más del 70% del planeta, pero más del 80% sigue sin ser cartografiado ni explorado. La falta de exploración de los océanos se debe en gran medida al alto costo que implica su acceso, que tradicionalmente ha sido emprendido por grandes buques que pueden costar cientos de millones de dólares y alcanzar cientos de miles de dólares por día en su operación.

Utilizando energías renovables eólica y solar como principal fuente de energía, el Saildrone Surveyor es el único vehículo del mundo capaz de llevar a cabo operaciones de cartografía oceánica de larga duración y sin tripulación, a una fracción del costo y de la huella de carbono, en comparación con un buque de sondeo.


Te puede interesar: Los 3 desafíos sustentables más importantes abordados por la ciencia


Los valiosos datos que recopila ayudarán a abordar problemas que afectan al mundo, como el cambio climático, la energía renovable marina, la gestión de los recursos naturales y la seguridad marítima.

 

Con una longitud de 22 metros y un peso de 14 toneladas, el Saildrone Surveyor carga un sofisticado conjunto de instrumentos acústicos, que normalmente se transportan en grandes buques tripulados de reconocimiento.

Los sensores del Surveyor analizan la columna de agua observando los ecosistemas subacuáticos y cartografían el lecho marino en alta resolución hasta una profundidad de 7 mil metros.

Debido a la naturaleza del vehículo, que se impulsa por energía eólica, es muy silencioso, lo que hace posible realizar mediciones acústicas muy precisas necesarias para cartografiar a estas profundidades, de acuerdo con Larry Mayer, director del Centro de Cartografía Costera y Oceánica (CCOM) de la UNH.

Por su parte, Richard Jenkins, fundador y director ejecutivo de Saildrone, aseveró que este exitoso viaje inaugural constituye una revolución en la capacidad de comprender el planeta.

«Hemos superado el desafío de ejecutar operaciones marítimas remotas confiables de amplio alcance y alta capacidad de carga. El sondeo marino ahora se puede llevar a cabo sin grandes buques ni tripulación”.