Marcha del Orgullo LGBT+: un llamado a respetar los derechos de las minorías

Fabiola Villanueva
Fabiola Villanueva Bernal – Creadora de contenido, actriz y realizadora audiovisual.

Entre las 11 y las 17 horas del sábado 26 de junio una contingencia de cerca de 30 mil personas caminó de forma pacífica del Ángel de la Independencia al Zócalo de la Ciudad de México con motivo de la 43 Marcha del Orgullo LGBT+.

La manifestación, de acuerdo con un comunicado oficial de las autoridades del gobierno capitalino, se dio en un marco de orden, libertad y respeto, y bajo el exhorto de cumplir con las medidas sanitarias para evitar la propagación del COVID-19.

Es importante mencionar que, aunque el objetivo es seguir en verde y continuar reactivando la economía de la capital, la Ciudad de México se encuentra hoy en semáforo epidemiológico amarillo, por lo que las medidas sanitarias siguen siendo clave.


Te puede interesar: El pasado fue LGBT+ y el futuro lo será más


Mientras tanto, debido a las restricciones de la pandemia, los organizadores de la 43 Marcha del Orgullo LGBT de la Ciudad de México, es decir, el ente oficial de esta celebración, decidieron realizar el evento por segundo año consecutivo de manera virtual.

Como refirió el comité organizador durante la transmisión en línea, esperan retomar la marcha presencial el próximo año.

No importa el color

Originalmente el Día del Orgullo, una celebración que se remonta al año de 1969 en Nueva York, se conmemora el 28 de junio, día en que la policía neoyorkina hizo una redada en un club gay llamado Stonewall, lo que originó una indignación en la comunidad LGBT+ que pronto se convirtió en una marcha en contra de un sistema patriarcal que hostigaba a estos colectivos.

De este acontecimiento que marcara el nacimiento del Pride, han transcurrido ya varias décadas, sin embargo, la comunidad LGBT+, a la fecha, sigue luchando por sus derechos.

En el 2020 se publicó un informe titulado “Homofobia de Estado” donde se da a conocer que 69 países pertenecientes a la ONU criminalizan a las personas dentro de estos colectivos. Por si eso fuera poco, actualmente existen 11 países del mundo que condenan a pena de muerte a personas homosexuales. Como un dato que alienta a la comunidad LGBT+ a seguir luchando, hasta julio del año 2020 Sudán abolió la pena de muerte para personas que mantienen relaciones sexuales entre su mismo sexo.

Es alucinante el nivel de homofobia que abunda en el mundo. Recientemente el presidente de Hungría aprobó una ley que prohíbe hablarle a menores de edad sobre la homosexualidad. Esta iniciativa afecta la libertad de expresión, además de que propicia la desinformación y atenta contra la integridad del colectivo LGBT+.

La importancia de visibilizar la lucha de las minorías radica en buscar un mundo más justo y equilibrado para todos. Nadie debería sentir miedo de ser quien es, ni de amar o de expresar su personalidad con libertad.

Prejuicios

Por ejemplificar la gravedad de este asunto, la esperanza de vida de las mujeres transgénero no rebasa los 35 años de edad. Su vida es estigmatizada por el prejuicio desde temprana edad. Los niños trans son rechazados y les niegan la oportunidad de expresar su identidad de género. Estos datos son estadísticas aproximadas ya que no existe un registro como tal de los crímenes de odio hacía esta minoría.

El rechazo y la estigmatización lo comienzan a sufrir desde pequeños; en realidad, pocas son las personas del colectivo que tienen el apoyo de sus familiares. Por ello, debemos cuidar las infancias LGBT+, hacerlos sentir incluidos y no negarles la posibilidad de ser ellos mismos. Es nuestra responsabilidad como ciudadanos empatizar y acompañarlos en su proceso. Lamentablemente, existen estudios que revelan que más del 50% de está comunidad ha pensado en el suicidio a causa de la discriminación y la segregación.

La inclusión LGBT+

Si alguien de tu círculo cercano te confiesa su orientación sexual, no lo juzgues. El bullying homofóbico es real y ellos lo viven durante toda su vida. Hay que preguntarnos de dónde nace ese rechazo hacia los demás.

Todavía hay muchos temas en la mesa, como las terapias de conversión que atentan, en todos los sentidos, contra la integridad física, psicológica y emocional del individuo. ¿Quiénes son los que deberían transformarse en algo distinto? ¿Acaso no deberían ser los intolerantes y aquellos que ejercen la violencia?

Está claro que el camino para conseguir que este mundo esté más equilibrado es largo. Pero si poco a poco ponemos de nuestra parte, nos informamos, trabajamos la empatía y la tolerancia, estoy segura que la integración e igualdad que busca la bandera LGBT+ será una realidad irrevocable.

Fabiola Villanueva Bernal es Creadora de contenido, actriz y realizadora audiovisual.

instagram.com/fabiola_villanueva08/

https://www.linkedin.com/in/fabiola-villanueva-bernal-56b8901a8