¿Cómo sobrevivir a un duelo? Consejos que te harán recobrar el aliento

Guadalupe Lizcano
Guadalupe Lizcano – Consejera tanatológica, reiki angelical, master angelical, procesos de cuerpo.

Como humanos sabemos que lo único que tenemos seguro es la muerte, aunque ninguno de nosotros estamos preparados para ver partir a nuestros seres queridos. Nos causa temor adentrarnos al proceso doloroso del duelo, un camino que, a pesar de la incertidumbre, también tiene un principio y un fin.

¿Cómo salgo de este camino?

Por muy frío que pueda parecer, la respuesta es: Viviéndolo. Si atraviesas por esta etapa, no reprimas ninguna emoción que surja en ti. Cuando falleció uno de mis abuelos, una persona se acercó a mí y me dijo: “¡Sé fuerte! No llores para que él se pueda ir tranquilo”. ¡Qué gran equivocación!

No seas fuerte si no quieres en ese momento, sé vulnerable, llora, grita, desgasta cada una de tus emociones, la persona que falleció no quiere tu fortaleza, pero sí tu felicidad, tu sanación, y es válido respetar lo que esté surgiendo en ti durante el duelo.


Te puede interesar: Único e irrepetible: así puedes sacar provecho de tu gran poder


No te compares con los demás, cada quien vive el duelo a su modo, no te aceleres y respeta tus tiempos.

¿Cuánto tiempo va a durar este dolor?

Solo tú tienes la respuesta, lo importante es vivirlo, tampoco debes entrar en una dinámica de victimismo, hay que recordar que vivir el dolor no es lo mismo que estar en sufrimiento.

Los porqués tal vez nunca los logres contestar. Algunas veces permanecer tanto tiempo en un duelo es parte de nuestra responsabilidad, el salir adelante de ese camino es una decisión y trabajo de amor propio.

Ocurre también que muchas personas se instalan en una posición de sufrimiento eterno por no perder algún beneficio, esto a menudo es una actitud inconsciente, por eso es muy importante adentrarnos en lo que pasa en nosotros y aprender a soltar y perdonar.

Un ser querido falleció, pero tú sigues vivo o viva, y no hay mejor manera de honrar su muerte sino viviendo, él no tiene más esa oportunidad, pero tú sí.

No te quedes pensando en los hubieras, tú hiciste y diste lo mejor con las herramientas que tenías, no puedes evaluar tu pasado desde el presente, porque en todo tu camino, hasta este punto, no eres la misma persona, lo más seguro es que has acumulado aprendizajes.

No es lo mismo presentar un examen de matemáticas en kindergarden, que, en secundaria, ¡así que no te juzgues!

Sé paciente y amoroso contigo, y recuerda que no solo le dices adiós a alguien, si no que dejas a tu antiguo yo, para transformarte en algo nuevo; esa metamorfosis, enfrentar lo desconocido y sobrevivir, hará una nueva versión de ti mismo. El camino puede verse oscuro, sin salida, pero no estás sola o solo; es válido pedir ayuda.

Guadalupe Lizcano es Consejera tanatológica, reiki angelical, master angelical, procesos de cuerpo.

https://www.instagram.com/guadalupe_lizcano/