Enseñanza a distancia llegó para quedarse

Durante su conversatorio, “Educación continua: una forma de sobrellevar la pandemia”, Global Open University analizó el contexto educativo actual y los cambios al modelo de enseñanza que ahora apoyan más que nunca las virtudes de la enseñanza a distancia. Durante la conferencia virtual, Ángel Estrada, socio líder de EY Parthenon en la práctica de Educación para Latinoamérica Norte, compartió que durante 2020, debido al confinamiento se observó una fuerte migración hacia estos modelos: “El acceso a internet en casa y la disponibilidad de dispositivos se volvieron cruciales para el aprendizaje y la enseñanza en plataformas virtuales, y muchas universidades no estaban preparadas para ello; sin embargo, unas pocas apalancaron su experiencia previa, plataformas existentes y profesores con conocimientos digitales”.

“El uso de plataformas educativas es clave para generar una mejor experiencia en los estudiantes, lograr una alta calidad educativa y ofrecer un medio para el aprendizaje continuo. De hecho, aunque los estudiantes en modalidades presenciales indicaron que desean regresar de manera presencial a las universidades, también mostraron apertura para continuar con las clases en línea”.

Asimismo, durante su participación en el foro virtual, José Manuel Jiménez, experto en Gestión y Políticas de Educación Superior y asesor en educación en línea y a distancia, consideró que “en México, cada nivel educativo tiene sus particularidades. En las universidades públicas no estábamos preparados para cambiar a la educación en línea de una semana para otra, y con esas limitantes es que surgió el aprendizaje remoto dentro de las instituciones creadas para la presencialidad: Aprender el uso de herramientas para tener clases dinámicas, aprender el uso de tecnología, aprender el uso de plataformas”.

Te podría interesar:Educación y ciencia para niñas y jóvenes #TambiénEnCasa. 

El especialista explicó que los grandes desafíos se relacionan con, para la educación básica, que los pequeños no tienen todavía la capacidad de enfocar su atención durante tanto tiempo o, en educación superior, donde se cuenta con menores niveles de participación, la existencia de la información que se va a compartir en internet, así que «la diferencia es la forma de transmitirla y asegurarse de que fue recibida y de que hay forma de aplicarla. El mayor reto fue adaptarse a una nueva normalidad para la cual muchas instituciones no estaban preparadas. La enseñanza exige la continua preparación, hoy más que nunca”, indicó Jiménez.

Por su parte, Vanesa Marcos, directora académica de Global Open University, expuso sobre los sistemas de aseguramiento de calidad en los procesos de aprendizaje remoto: “La idea de la calidad como una obligación, más que como un valor agregado, se ha expandido a las universidades en Europa. Todas deben de tener implementado un sistema de garantía de calidad con una radiografía muy concreta de cuáles son los procesos de evaluación para saber en qué momentos puede haber ciertas desviaciones y cómo hacer frente a posibles mejoras”. 

“¿Cuáles son las directrices que deben cumplirse? El rol del alumno, el rol del alumno y el rol de las herramientas didácticas, con un punto de inflexión que es el uso de las tecnologías para enmarcar el proceso. La llegada de la tecnología permite al alumno encontrar un abanico más amplio de fuentes para hallar conocimiento. El profesor tiene que tener la capacidad de adecuarse, de pasar a un modelo de facilitador, de guía, de coach educativo”.

Sobre los aspectos a destacar en la migración hacia la enseñanza y el aprendizaje a distancia, derivada del confinamiento iniciado en 2020, Ángel Estrada consideró que se trata de lograr la alta calidad educativa y alcanzar la educación continua. “Se necesita tener plataformas que fomenten la colaboración entre los estudiantes para lograr los verdaderos objetivos de la educación”.

“Hay un valor en tener instalaciones y campus físicos, pero la situación que vivimos ha roto los paradigmas, las universidades que se puedan adaptar a las circunstancias con flexibilidad podrán captar oportunidades de mejora y crecimiento. En universidades con esquemas flexibles donde los alumnos también trabajan, es probable que estos consideren el aprendizaje a distancia como una mejor opción en el futuro. De hecho, desde antes del Covid, ya venía un impulso para las modalidades del aprendizaje remoto, por las ventajas y el valor que ofrecen a los estudiantes”.

La educación en línea va más allá de la tecnología, coincidieron los expertos, se exige talento para el desarrollo de contenido, establecimiento de interacción, en didácticas, para llevar el proceso educativo de conexión.