KPMG de México presentó «Perspectivas de la Alta Dirección»

KPMG de México presentó los resultados de su tradicional encuesta empresarial “Perspectivas de la Alta Dirección en México”, que en su versión 2021 da nota del fuerte reto que los empresarios y directivos vivieron durante el 2020, a pesar de lo cual fortalecieron al país con estrategias e iniciativas. 

“Un año marcado por una incertidumbre muy alta”, compartió Celin Zorrilla, socio líder de Clientes y Mercado de KPMG en México y Centroamérica. “Es importante mencionar que algunas de las variables económicas que estamos reflejando parten de una perspectiva macroeconómica sumamente fluctuante. Para los empresarios los principales retos son: Asegurar la confianza de los inversionistas; minimizar los daños permanentes en el empleo y la planta productiva; garantizar la liquidez y el financiamiento de las empresas, y contar con reguladores autónomos e instituciones sólidas”.

Jorge Caballero explicó que ante los resultados del confinamiento que vivimos, para los empresarios la visión sobre qué debe ser prioritario en el paquete económico de la actual Administración cambió radicalmente:

  • 55%, proponer incentivos fiscales para empresas.
  • 26%, atender el tema de seguridad y combatir la corrupción.
  • 14%, destinar mayor presupuesto a salud.
  • 5%, combatir la defraudación y evasión fiscal.

Sobre la discusión sobre la potencial reforma propuesta relacionada con el outsourcing (tomando en consideración que 23% de los inscritos en el IMSS son subcontratados), se estima que tendrá impactos poderosos sobre el crecimiento de negocio: 60% prevé que las ventas disminuyan en el primer semestre de 2021 y 30% espera una disminución de ventas mayor a 20 por ciento.

Las empresas que están siendo exitosas en un contexto de crisis han descubierto que la coyuntura actual les ha abierto nuevas oportunidades para innovar y, de esta forma, transformar sus modelos de negocio para incursionar en nuevos nichos y adelantarse a la competencia. Para ello, resulta fundamental que la Alta Dirección impulse una cultura organizacional abierta a la innovación, alineando a las diferentes áreas de la empresa, con la finalidad de que la disrupción no se concentre en un solo rubro -el de TI-, sino que forme parte de la identidad de la organización, proporcionándole importantes ventajas en un mercado ágil y cambiante”. | Gerardo Rojas, socio líder de Asesoría de KPMG en México y Centroamérica.

Sobre la confianza de los empresarios a mediano plazo, la encuesta develó que para 2021:

  • 53% espera ventas menores a las de 2019.
  • 15% iguales.
  • 32% superiores.
  • 72% prevé que las ventas se incrementen dentro de tres años.
  • 49% que aumenten en el segundo semestre de 2021.
  • 61% que disminuyan en el primer semestre de 2021.

Sobre cuáles son los aspectos a darles prioridad al interior de la empresa, los encuestados consideraron:

  • 93% salud y cuidado de los colaboradores.
  • 81% innovación en modelos híbridos.
  • 77% inversión en ciberseguridad.
  • 72% prevención de fraudes.
  • 60% reestructuración financiera.

La encuesta también abordó el sentir de los empresarios respecto a la reciente entrada en vigor del T-Mec y su impacto operativo para la empresa, donde 56% lo considera positivo, 41% como nulo y 3% como negativo. De hecho, la adopción de los cambios que implicó este proceso fue sencilla, generando costos internos en 52% sobre temas laborales, 53% en cambios en las reglas de origen y 59% en cambios logísticos o de proveedores.

Para Jorge Caballero, “es importante reconocer que hay giros e industria que han sido más afectados por la pandemia. Más de 50% de los encuestados planea recuperar los niveles de negocio entre 2022 y 2024. La prioridad el día de hoy se llama capital humano y ese es el sentir de la gran mayoría de los empresarios”.

La Alta Dirección reconoce la necesidad de contar con mayores incentivos fiscales para las empresas; para que puedan impulsar la creación de empleos, el incremento del poder de compra y, en suma, la competitividad de las empresas. Por otro lado, es importante estar atentos a las modificaciones que se hagan a la legislación relativa al outsourcing, para evitar efectos colaterales y seguir impulsando la generación de empleo, que resulta apremiante ante la crisis ocasionada por la contingencia sanitaria”.

Las oportunidades respecto al capital humano fueron establecidas por el empresariado participante con KPMG alrededor de:

  • 91% adaptar la cultura organizacional a la nueva realidad.
  • 87% transformar la estructura de liderazgo.
  • 84% aprovechar la diversidad de la fuerza de trabajo.
  • 83% adaptar la infraestructura (espacio, mobiliario, tecnologías).

“Fortalecer los productos o servicios permite crear una experiencia del cliente óptima”, concluyó Celín Zorrilla. “En ciertos sectores se prevé un crecimiento de ingresos, mientras que otros esperan que la contracción continúe, por lo que la captación del mejor talento resultará clave en la nueva realidad y las políticas de gestión de riesgos se fortalecerán con el uso de herramientas tecnológicas. De hecho, las inversiones en soluciones digitales marcarán la diferencia”.

Te podría interesar: 2021 verá fuertes inversiones en la nube privada-Nutanix.