Identidad biométrica, ideal para entornos contactless

En creciente aplicación en el mercado, parecería que las tecnologías de identidad biométricas vivirán un periodo de auge apuntalado por el surgimiento del Covid-19 y los efectos que el virus está teniendo en un entorno post pandemia, ya que en la vida cotidiana de las personas y las organizaciones empresariales se incrementarán los ambientes sin contacto físico o contactless.

entrevista sobre biometría facial

Al respecto de ello, Ricardo Amper, CEO de Incode Technologies, comparte con los lectores de Cuatro Total sobre la biometría facial, su complejidad y sus múltiples aristas como tecnología biométrica.

¿Cómo percibe el nivel de madurez del mercado mexicano en cuanto a adopción de tecnologías disruptivas?

México es uno de los países que está trabajando para estar a la vanguardia en el tema de la identidad biométrica. La biometría facial es una tecnología que se considera aún disruptiva, pero es un sistema sencillo y seguro para realizar pagos y hacer transacciones porque cuenta con un nivel de seguridad bancaria y ya es una realidad en el país.

Muchas organizaciones han integrado la biometría facial a otros datos biométricos, como las huellas dactilares, con el fin de evitar registros duplicados y poder contar con una base de datos más actualizada y segura.

En México, la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) emitió una circular que reconoce a los datos biométricos (como las huellas digitales, patrones en iris y retina o el reconocimiento facial de los individuos) como herramientas para evitar registros de algún material que pretenda simular la identidad.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) incorporó desde octubre de 2020 los requerimientos técnicos donde, por medio de biométricos, el sistema financiero ya puede cumplir con la captura de huellas dactilares e identificación facial como medidas para evitar la suplantación de la identidad de los usuarios de los servicios financieros. Las instituciones deberán capturar la misma identidad biométrica para sus empleados, directivos y funcionarios y verificar que los datos biométricos de clientes no correspondan con los de sus empleados.

México sigue trabajando para adoptar la biometría facial como una tecnología con grado de seguridad bancario, que le permite evitar la suplantación de identidad y que ayuda, por ejemplo, a las empresas a tener un retorno más seguro a la nueva normalidad.

¿Cuál es el papel que juegan la academia, el empresariado y el gobierno para lograr incrementar esta adopción?

Estos tres actores son importantes para adoptar plataformas tecnológicas que, al mismo tiempo, ofrezcan un alto nivel de seguridad, junto con la comodidad y la accesibilidad para el usuario, que es el otro componente fundamental.

Te podría interesar: ¿Omnicanalidad? Desarrolla una estrategia exitosa.

Un estudio de McKinsey encontró que más de la mitad de los 6,600 millones de personas que hay en el mundo con algún tipo de identificación no la usan ni de forma segura ni eficiente.

El reconocimiento facial a través de la biometría cuenta con la seguridad y la accesibilidad para diversos sectores de la economía, incluyendo las actividades de las organizaciones empresariales. Sin lugar a duda, la pandemia fue un gran catalizador respecto a la necesidad de tener todos los servicios digitales, ya que evitan el contacto físico, bajo métodos contactless». | Ricardo Amper

¿Cómo considera que se vivirá la «nueva normalidad» y cuál será el papel de la tecnología para lograr una adaptación lo más sana posible?

Nos encontramos en un momento en que los países alrededor del mundo están descubriendo y aprendiendo a manejar la pandemia, considerando que 80% de los casos de personas infectadas pueden ser leves o asintomáticos, lo que dificulta la identificación.

La biometría facial, basada en inteligencia artificial, detecta ciertas particularidades físicas de cada individuo para diferenciar los puntos nodales de cada rostro, como la distancia entre los ojos, las cejas, los pómulos, etc. Este face print revela identidad biométrica, rasgos que individualizan y hacen único el rostro de cada individuo y puede incorporarse a dispositivos como el propio teléfono celular, tabletas o computadoras.

La tecnología de identidad biométrica de reconocimiento facial puede incorporar un conjunto de protocolos que ayudan a las empresas a disminuir los casos de contagio derivados del Sars-CoV-2 y la propagación del virus dentro de las organizaciones, al verificar de forma segura y efectiva el cumplimiento de medidas que incluyen desde el uso de gel antibacterial, el cubrebocas o la aplicación de cuestionarios de síntomas, hasta expedir pruebas de laboratorio clínico.

De esta forma, las plataformas tecnológicas de biometría facial ayudan a garantizar que las cumplan con protocolos de prevención, mitigando de forma efectiva el riesgo de contagio entre los empleados y los clientes, en una forma sencilla y que sigue las pautas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros de Prevención y Control de Enfermedades, donde la privacidad del usuario es el centro en su utilidad.

Al ser una tecnología de bajo costo y de implementación rápida y sencilla para las empresas, se maximizan las medidas de detección de forma segura y efectiva y se van generando hábitos de salud entre empleadores, colaboradores y clientes, logrando espacios libres del virus.

La tecnología en los entornos contactless de la nueva normalidad permite realizar por medio del rostro transacciones bancarias, pagos en el súper o abordar un avión sin contacto físico. 

No hay empresa pequeña en materia de seguridad y prevención y estamos ciertos de que las PyME tendrán cada vez más acceso a las tecnologías de biometría facial, debido a la facilidad de su incorporación en sus operaciones y a sus costos accesibles, además hay programas continuos de apoyo, inclusive gratuitos, para que la inclusión de este grupo de empresas a la nueva normalidad sea efectiva». | Ricardo Amper

De hecho, cuando nosotros lanzamos la plataforma Incode HealthID, la ofrecimos de manera gratuita a empresas de menos de 50 colaboradores.

¿Qué papel juegan los usuarios en el logro de la integridad en las plataformas de seguridad?

En realidad, la tecnología de biometría facial basada en inteligencia artificial traduce modelos complejos en procedimientos sencillos para las personas, para obtener un nivel de autenticación efectivo del rostro con un grado de seguridad bancario y una confiabilidad de falsos positivos de 99.6%. Realmente la probabilidad que estas plataformas o sistemas confundan a una persona con alguien más es muy baja.

La identidad biométrica por medio de la autenticación del rostro de una persona implica verificar la identidad del usuario con los datos de la biometría facial, lo que implica búsquedas de patrones almacenados de un solo individuo.

¿Cómo aterrizar temas como la confianza y la colaboración en esta nueva normalidad?

Lo más relevante de estas plataformas tecnológicas es que basan su uso en el consentimiento y la privacidad del usuario.

Te podría interesar: Customer experience y su rol en la transformación digital.

En el día a día, los biométricos faciales se usan para mejorar casi todos los procesos de las organizaciones, representadas por empleadores, colaboradores y usuarios, en donde el rostro de una persona se utiliza para verificar su identidad por medio de diferentes algoritmos implementados en diferentes dispositivos. La seguridad desarrollada y su efectividad, por ejemplo, evita el fraude en las transacciones bancarias, y, como recientemente se ha confirmado, la tecnología nos puede permitir desenvolvernos en ambientes contactless, a partir de la pandemia.

Estamos convencidos de que estos son elementos de confianza que propician la colaboración en las organizaciones.

¿Cómo considera que estará el mercado en el corto y mediano plazo?

La industria de biométricos en el mundo está creciendo de manera acelerada, con un valor de mercado actual de 25 mil millones de dólares (mdd) y estimados de 50 mil mdd para el 2023, lo que significa una tasa de crecimiento anual de 25%. América Latina participa con 9% de ese mercado y ninguna de estas cifras y proyecciones contemplan entornos sin contacto físico o contactless, acelerados a raíz de la pandemia como medida de prevención y de contención de contagios.

Las ventajas de la tecnología de biometría facial son muchas, entre ellas un bajo costo, fácil implementación y gestión, además de un uso de largo plazo para las compañías. 

Aún con el descubrimiento de una vacuna contra el Covid-19, lo que todavía no sucede, va a tomar tiempo para que las personas, empresas, y sectores de la economía alrededor del mundo se integren a las actividades que realizaban antes de la pandemia, por lo que son tecnologías de identidad biométrica que llegaron para quedarse.

Las piezas clave son la seguridad, la efectividad y la sencillez con lo que la tecnología de biométricos faciales puede simplificar la vida diaria de las personas, donde la privacidad y el consentimiento de las personas es el centro de estos productos.

México es uno de los mercados con más potencial en la implementación de biometría facial y deseamos ser el aliado más importante para las empresas que desean integrar este tipo de tecnología a sus negocios. Hoy 4 de los 6 principales bancos de México son nuestros clientes y la privacidad del usuario es el centro de su utilidad». | Ricardo Amper

¿Cuáles son los valores agregados de su empresa en el mercado?

Incode Technologies es una firma fundada en 2015 por empresarios mexicanos en San Francisco, California, aunque hoy integra a colaboradores de diferentes nacionalidades y a un medical board experto en campos como la epidemiología.

Somos una de las 4 empresas de biométricos faciales en el mundo en contar con una prueba de vida pasiva certificada por el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología de Estados Unidos (NIST), y también fuimos los primeros en obtenerla. Se le llama pasiva porque con solo colocar el rostro de una persona (sin necesidad de parpadear o sonreír) en los dispositivos que incorporan nuestra tecnología de identidad biométrica, el sistema te reconoce y te da el acceso.   

Los recursos que hemos logrado obtener también han sido utilizados para lanzar nuevos productos, como Incode HealthID, que está disponible en México a partir de agosto pasado, y cuyo objetivo es mitigar de manera segura y efectiva los riesgos de contagio por Covid-19 en las organizaciones por medio del seguimiento de protocolos completos, que van desde medidas simples como el uso de cubrebocas o de gel antibacterial, hasta expedir las pruebas de laboratorios clínicos.